China

chU bicada al este de Asia, China es uno de los países territorialmente más grandes del mundo, con aproximadamente 9.6 millones de km2 y una población de más de 1 350 millones de habitantes. China se identifica como una civilización muy antigua, con características culturales que presentan una gran continuidad, como su idioma basado en caracteres. Dentro de la compleja organización social de China en la antigüedad se constatan importantes desarrollos tecnológicos y culturales que tuvieron impacto más allá de sus fronteras, los más obvios son la brújula y la pólvora, pero también es importante considerar la influencia de su escritura, la filosofía confuciana y múltiples corrientes artísticas.

China es un mosaico cultural producto de la interacción de muy distintas tradiciones a lo largo de la historia, desde su compleja relación con gran parte de Asia mediante el budismo, iniciada hace dos milenios, pasando por su contacto con los pueblos persas y árabe- musulmanes a partir del siglo VI dC, hasta su confrontación con las potencias occidentales en el siglo XIX. Hoy, la sociedad china ha experimentado transformaciones únicas en la historia. Fue una de las revoluciones más radicales en el siglo XX y la promotora de las reformas económicas más difíciles.

El programa de maestría del área de China comprende dos campos principales de estudio: el análisis de China desde una perspectiva interdisciplinaria y la enseñanza del chino.

El primer campo pone énfasis en la historia antigua, imperial y contemporánea, y se complementa con cursos de literatura y filosofía. Los alumnos tienen la posibilidad de elegir diversos seminarios optativos, cuyo objetivo es complementario el enfoque interdisciplinario del programa y servir como espacios de desarrollo para el trabajo de investigación y titulación. En los seminarios se abordan temas literarios, económicos, de relaciones internacionales o derivados de los intereses de investigación de los estudiantes.

El segundo campo de estudio se enfoca principalmente en el chino moderno, a fin de que el alumno pueda leer, hablar y escribir en chino, y de este modo puede acceder a diversas fuentes en este idioma, relacionadas con sus intereses académicos. La enseñanza del idioma chino es adecuada para las necesidades de aprendizaje de los hispanohablantes, y se complementa con los cursos de chino clásico para los estudiantes involucrados en estudios que requieren su uso.

 

Además, se cuenta regularmente con la colaboración de profesores invitados de otras instituciones, tanto nacionales como extranjeros.